Importancia del cultivo de quinua en la región de Puno

El crecimiento del sector agrícola en la región de Puno desempeña un papel de gran importancia porque según el Ministerio de Agricultura, involucra a 184,610 unidades productivas y 332,630 ha. de área agrícola. Es la segunda actividad económica más importante porque contribuye aproximadamente con el 16% del Valor Agregado Bruto de la región.

Se caracteriza por el predominio de pequeños productores con unidades agropecuarias menores a 3.0 ha., alta variabilidad climática y uso de tecnología tradicional que se traducen en actividades agrícolas altamente diversificadas como condición de eficiencia económica que les permite disminuir el riesgo climático, de plagas y enfermedades, y de mercado. En estas condiciones, la actividad agropecuaria provee ingresos suficientes solo al 15%, mientras que el resto obtiene ingresos insuficientes.

El altiplano Peruano-Boliviano es una de las áreas más pobres del mundo. Aproximadamente el 75% de sus 6 millones de habitantes viven en situación de pobreza y 55% en extrema pobreza, con ingresos anuales inferiores a $500 por familia. No obstante, la agricultura es la principal actividad económica de la región, pero la alta variabilidad climática, unida a la altitud y fragmentación de la tierra han condicionado una agricultura altamente diversa, orientado principalmente a asegurar alimento para el consumo familiar.

Entre los factores que limitan la rentabilidad y competitividad de la agricultura se encuentran los bajos índices de productividad, baja calidad de la producción y débil articulación al mercado. Para revertir esta situación los productores deben: a) mejorar la calidad de los productos, b) reducir al mínimo los costos de producción, disminuyendo el costo de los factores e incrementando los rendimiento, c) aumentar al máximo los ingresos por la venta de excedentes, disminuyendo las perdidas durante y después de la cosecha, incorporando valor agregado, y eliminando los eslabones innecesarios. Para ello es necesario proporcionar a los agricultores conocimientos y habilidades para eliminar las causas que ocasionan ineficiencias mejorando así el ingreso y nivel de vida de los productores.

Para los agricultores, los cultivos generan ingresos con una alta variabilidad debido a la incertidumbre de algunos factores, por tanto, sus decisiones implican algún nivel de riego. De allí la importancia del análisis de riesgo en la producción agrícola buscando disminuir el grado de exposición al mismo.

En este contexto, el uso de tecnología adecuada y compatible con las características ecológicas regionales y la situación económica y social de los productores, debe generar mayor desarrollo económico.

En cuanto a la importancia del cultivo de la quinua, la región de Puno concentra aproximadamente el 75% de la producción nacional, aquí se encuentra la mayor biodiversidad, extensión sembrada y cosechada. Sin embargo, los rendimientos son aún bajos.

Para superar alguno de estos problemas se realizó una investigación para definir el rendimiento potencial y rentabilidad de la quinua como cultivo convencional y orgánico. A partir de una función de producción, los resultados indican que utilizando 82 kg/ha de nitrógeno y 61 kg/ha de fósforo se puede obtener un rendimiento de 3468 kg/ha. de quinua convencional, mientras que como cultivo orgánico, la combinación optima de estos factores productivos es de 89 kg/ha de nitrógeno y 84 kg/ha de fósforo, con un rendimiento de 2906 kg/ha. La retribución por cada nuevo sol invertido es mayor a S/4.00, lo cual representa una alta rentabilidad, debido en parte a un sesgo considerable en la transformación de los resultados, de parcelas experimentales a rendimientos por hectárea.

En cuanto al nivel de riesgo, existen varios métodos de cálculo. El mas sencillo consiste en implementar un modelo de simulación en una hoja electrónica y calcular un gran número de escenarios para algunas variables que toman distintos valores de acuerdo al escenario. Por ejemplo, los rendimientos dependen entre otros, de los factores climáticos, el precio de la quinua depende de la demanda. De esta forma, se encontró que el riesgo de pérdidas económicas para el cultivo de quinua, bajo las condiciones climáticas y de mercado, similares al de las campañas agrícolas 2007-2008 y 2008-2009, sería de 51% y 0.03%, respectivamente, confirmando de esta manera que existe diferente nivel de riesgo entre campañas agrícolas. Es evidente que también existe diferentes niveles de riesgo dentro de una campaña agrícola, debido a que la incidencia de los factores climáticos es diferente en cada provincia, distrito o comunidad.

Los Andes.

Comments are closed.